Esteban Rosario un periodista malcriado en busca de golo$ina$. 1er. Round: Respuesta

0
138

Es lamentable pero no sorprendente ver como el Sr. Esteban Rosario no utiliza su degradado cerebro y tampoco utiliza las últimas neuronas que el alcohol le ha dejado al pasar los años para generar propuestas para beneficio colectivo y en franca mejoría de los sectores de la vida productiva nacional para beneficio de todos y todas.

Este periodista al parecer se debe a una clase infractora de la ley por tal razón siempre ataca a quienes enfrentan a esos infractores de la ley con manos firmes apegados a las leyes dominicanas para ponerlos siempre tras las rejas y mantener una paz y orden público colectivo.

Es deprimente ver como el señor Esteban Rosario se ha dedico en atacar al único hombre de gris que ha enfrentado la delincuencia en todos los terrenos que le ha tocado dirigir, como lo es el hoy seleccionado por el señor presidente Luis Abinader para que sea el Director General de la Policía Nacional.

Debemos destacar que el mayor general Eduardo Alberto Then es un hombre entregado al bienestar público y defensor de todo ciudadano de bien.

Hoy podemos ver como el señor Esteban Rosario sigue desprestigiándose con sus comentarios irresponsable, desafortunados, destinados y cobardes y en esta ocasión en contra del hoy Director General de la Policía Nacional, el Mayor General P. N., Eduardo Alberto Then, poniendo de manifiesto sus resentimientos, frustraciones, falta de seriedad y credibilidad.

Esteban Rosario mediante su trayectoria carente de ética y profesionalismo, a cualquierisado los medios a través de sus acostumbradas malas prácticas, las cuales le costó la vida a su más cercano colaborador, su reportero gráfico, conocido como azabache.

Sus desacertadas e irresponsables críticas lo han llevado en múltiples ocasiones al banco de los acusados por difamación, como así lo sometieran el periodista Nelson Abreu, el actual Alcalde de Santiago, Abel Martínez entre otros… Sin dejar de destacar la golpiza dada por el periodista Pedro Agustín Castillo por sus desbordantes comentarios mal sanos.

En mi opinión personal el periodista Esteban Rosario no tiene moral para hablar de nadie en este país.

Al parecer el Sr. Esteban Rosario padece de algún trastorno mental, al referirse al Gral. Then sin presentar pruebas de sus enunciamientos a sabiendas de la trayectoria intachable que viene desarrollando el actual director de la Policía Nacional, sin tener vacas sagradas, ni vínculos con el bajo mundo, tampoco se debe a sectores poderosos y mucho menos cuenta con señalamientos bochornosos en su contra.

Ahora bien, como dice el pirata, mercader y desenfocado periodista Esteban Rosario: «Aquí nos conocemos todos»… Es por esto que sabemos sus pretensiones $$$$ y motivos de sus ataques a la institución del orden y sus miembros, como de igual forma los realiza contra el Alcalde Abel Martínez y el actual gobierno; Es que cuando hay compromisos económicos cada quien busca como resolverlos como sabe.

Pero ya los comerciantes, empresarios, políticos, militares y hasta los chiriperos no sucumben a sus atinencias de «plata por descrédito».

Me pregunto, quién debe tener más credibilidad en nuestra sociedad, aquel que haya sido sometido a la acción de la justicia y opinión pública no sólo por difamación, si no por otros hechos cuestionables de abuso con olor a primavera y el retiro del fruto de su desvergonzada acción, cubierta por la sombra del poder transitorio del momento… O creer en un General con valores, principios y comprometido con la historia de nuestro país, estando siempre de frente con acciones contra la delincuencia y los desvergonzados, sin molestarse en hacer uso de la palabra para responder acusaciones baladíes procedentes de una persona que no tiene la estatura moral ni trayectoria del hoy Director General de la Policía Nacional, el Mayor General Eduardo Alberto Then…

Pero como ciudadano y periodista de profesión, el yo no mantener el silencio ante los anunciamientos emitidos por Esteban Rosario, es lo que me permite diferenciarme de ejercer un periodismo objetivo e imparcial a un periodismo parcializado y en busca de intereses particulares.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here